Nuestro Sistema Solar

Nuestro Sistema Solar es un conjunto de astros que tiene a nuestra estrella, el Sol, en el centro y a su alrededor orbitan el resto de cuerpos celestes, ocho planetas: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno; junto con sus satélites, planetas menores, entre ellos, el explaneta Plutón, asteroides, cometas, polvo y gas interestelar.

El Sistema Solar se formó hace unos 4.600 millones de años a partir del colapso de una nube molecular creada probablemente por la explosión de una supernova. Gran parte de esta nube formó el Sol y el material residual originó un disco protoplanetario que creó los planetas y otros astros. El Sistema Solar se ubica en la actualidad en la Nube Interestelar Local que se halla en la Burbuja Local del Brazo de Orión, de nuestra galaxia, a unos 28.000 años luz del centro de ésta. A unos dos tercios del centro de la Vía Láctea.

El Sistema Solar se puede dividir en dos partes: El sistema solar interno formado por los cuatro planetas más cercanos, considerablemente más pequeños: Mercurio, Venus, Tierra y Marte, también conocidos como los planetas rocosos. Y el sistema solar exterior formado por los planetas gigantes gaseosos conocidos también como planetas jovianos. Los dos más grandes, Júpiter y Saturno, están compuestos principalmente de helio e hidrógeno; los gigantes helados, como también se suele llamar a Urano y Neptuno, están formados en su mayoría por agua congelada, amoniaco y metano.

El Sistema Solar también contiene varias regiones compuestas por objetos pequeños. El Cinturón de asteroides, ubicado entre Marte y Júpiter, en éste se encuentra el planeta enano Ceres. Más allá de la órbita de Neptuno está el Cinturón de Kuiper y el disco disperso, dos zonas vinculadas de objetos transneptúnicos formados por agua, amoníaco y metano principalmente. En este lugar existen cuatro planetas enanos Haumea, Makemake, Eris y Plutón, el cual hasta hace poco fue considerado el noveno miembro del sistema solar.

Los planetas enanos son cuerpos celestes, como Plutón y Ceres, poseen el suficiente tamaño para que se hayan redondeado por efectos de su gravedad, pero que se diferencian principalmente de los planetas porque no han vaciado su órbita de cuerpos vecinos.

El viento solar, un flujo de plasma del Sol, crea una burbuja de viento estelar en el medio interestelar conocido como heliosfera, la que se extiende hasta el borde del disco disperso. La Nube de Oort, de la cual se cree es la fuente de los cometas de período largo, es el límite del sistema solar y su borde está ubicado a un año luz desde el Sol.

El límite exterior del Sistema Solar se define a través de la región de interacción entre el viento solar y el medio interestelar originado de la interacción con otras estrellas. La región de interacción entre ambos vientos se denomina heliopausa y determina los límites de influencia del Sol. La heliopausa puede encontrarse a unas 100 UA, unos15.000 millones de kilómetros del Sol.

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

MENU