lunanubes

Construcciones en la luna y otros misterios

Nuevos descubrimientos en la luna han invocado las antiguas especulaciones de construcciones en la luna. En concreto estamos hablando de las cuevas o túneles que se ha descubierto recientemente en la luna y, según afirman los expertos, pueden ser aprovechadas para proteger a los astronautas en su estancia en nuestro satélite natural.


cueva en la luna
cueva en la luna

En primer lugar debemos diferenciar lo que es realidad de lo que es imaginación, es decir, debemos tener en mente que con una sola foto es difícil saber que es lo que hay. Y en este punto soy yo quien trae las fotos de baja resolución de la famosa cara de Marte que fue objeto de amplias discusiones hace unos años. Una foto que parece una cosa pero que en realidad es otra. Hecho que se puso de manifiesto cuando se realizaron más estudios, en concreto, cuando se realizaron fotos de más alta resolución.


Las caras de marte, la primero a baja resolución y la segunda a alta resolución.
Las caras de marte, la primero a baja resolución y la segunda a alta resolución.

No digo que esto sea lo que está pasando en esta noticia, digo que se necesita estudiar las fotos prometedoras con profundidad y realizar estudios de varias disciplinas antes de lanzar las conclusiones o especulaciones. Cosa que si se hace llegamos a conclusiones como que la luna está habitada por seres extraterrestres y que nosotros somos sus cobayas.

Si os parece extraño lo que acaban de leer, sigan haciéndolo pues seguramente les dejaré con las boca abierta.

Todo esto empezó mucho antes de los viajes de los Apolos a la luna. En las naves orbitales de reconocimiento del terreno en la luna, ya aparecieron algunas imágenes enigmáticas de algo que no sabemos bien lo que es. Por ejemplo: carreteras, cúpulas, huellas extrañas, y ruinas de no sabemos qué cosa.

Sin embargo los enigmas de la luna empezaron mucho antes que todo esto de la fiebre espacial de los EEUU. La cual se despertó por el lanzamiento del primer satélite por la Unión Soviética, el Sputnik, en el año 1957. Hecho que puso las pilas a los EEUU y empezaron a invertir grandes cantidades de dinero en ciencia y tecnologías para superar a los rusos. Esto también fue el punto de partida para la creación de lo que hoy conocemos como Internet. Pero esto es otra historia.

Como decía, los enigmas en la luna empezaron hace siglos, el primer misterio del que se tiene noticia ocurrió en 1540 según uno de los últimos y más completos listados oficiales de LTPs, Lunar Transient Phenomena o Fenómenos Transitorios Lunares, elaborado por la NASA en Julio de 1968, recoge la nada despreciable cantidad de 579 incidentes profusamente documentados entre Noviembre del 1540 y Octubre del 1967.

Esta clase de enigmáticas, misteriosas y esporádicas luces o efectos luminosos han recibido, en el ámbito astronómico, el nombre de LTPs o FENÓMENOS TRANSITORIOS LUNARES indicando claramente la naturaleza escurridiza y efímera de semejantes apariciones sobre el suelo lunar. Comúnmente los LTPs se observan en la cara de la luna visible para nosotros y casi siempre se trata de luces blancas del tamaño angular de una estrella, aunque también hay registros de luces rojas, amarillentas y azuladas. No podemos concluir nada sobre esto pues en la mayoría de las ocasiones solo tenemos el testimonio de las personas que lo han visto, unas pocas veces fotografiás de las que no se puede sacar ninguna conclusión y unos pocos videos con el mismo resultado. Aunque estos sí han sido explotados por los amantes de los misterios y la ufología.

Este tipo de catálogos no son extraños y podemos dar más ejemplos. En junio de 1985 el investigador norteamericano Willian Corliss hizo acopio de estas y otras irregularidades no resueltas por la NASA en el transcurso de sus proyectos Lunar Orbiter y Apollo, enunciando en su obra “The moon and the planet: a catalog on astronomical anomalies” más de 60 categorías distintas de fenómenos extraños relacionados con la luna. Y a primeros del siglo XX el profesor W.H. Pickering catalogó, desde su observatorio de Arequipa en Perú, 35 zonas estrechas sobre la luna que eran virtualmente idénticas a lechos de ríos secos de la Tierra. Se trata de unos cursos irregulares que terminan desembocando en cráteres y que, en el pasado, dieron lugar a la idea de que como en Marte, en la Luna había canales. O al menos, eso defendió en 1896 el astrónomo italiano Cerulli.

Le siguen una innumerable cantidad de fotos tomadas por varios artefactos en nuestro satélite que tienen alguna anomalía que hace sospechar que allí hay algo más de lo que debería haber, aunque en realidad solo sean fotos de baja resolución que confunden a nuestros ojos y cerebros, un fenómeno muy bien conocido en psicología llamado pareidolia en otros casos solo son reflejos o partículas de polvo en suspensión. La pareidolia es un fenómeno psicológico donde un estímulo vago y aleatorio por ejemplo una imagen, es percibido erróneamente como una forma reconocible por ejemplo una cara o una construcción artificial.

En 1787 el prestigioso Willian Herschel, descubridor de Urano, ya había hablado de sus extrañas observaciones lunares, publicando haber visto la erupción de tres volcanes sobre la superficie lunar: “He detectado las erupciones en diferentes lugares de la parte oscura de la Luna nueva. Dos de ellos están casi ya extintos o, en cualquier caso, en estado de cercana erupción que quizás se produzca en la próxima lunación. El tercero muestra una erupción actual de fuego y materias luminosas”. Dos años después de esta publicación, otro eminente experto en la luna, el profesor aleman Schroeter declaró haber visto, sin genero de duda: ”Un brillante estallido de luz, que estaba compuesto de muchas chispas pequeñas y separadas que se movían todas juntas en línea recta hacia el norte del Mare Imbrium y otros lugares de la superficie de la Luna”. Según los científicos es difícil que existan volcanes en la luna pues es un astro muerto geológicamente, no tiene un núcleo caliente como lo tiene la Tierra. Es el calor del núcleo el que provoca los movimientos de tierra en el manto y las erupciones volcánicas, sin este núcleo caliente no hay razón para las erupciones volcánicas.

Juanjo Benítez y el Dr. Jimenez del Oso en un episodio de la serie Planeta Encantado llamado El Mirlo Rojo se narran el descubrimiento de ruinas en la luna y toda una serie de acontecimientos encaminados para ocultarnos ese descubrimiento. “Todo empezó en la década de 1940. En esas fechas se registraban intensas oleadas OVNI en el mundo, que pusieron en alerta a militares soviéticos y aliados. Para ellos estaba claro: aquellos objetos, aquellas naves, no eran humanas. Concibieron la necesidad de reforzar los sistemas de defensa y dar absoluta prioridad al espacio. Durante una década fueron confirmando lo que ya sabían. En total, sin contar con las imágenes de la URSS, NASA, recibió 230.000 fotografías del satélite natural. Muchas de las imágenes, presentaban “muros” o “carreteras” paralelos de kilómetros de longitud

El argumento de El Mirlo Rojo es una historia ya muy conocida entre los creyentes en la ufología: que la NASA, en sus viajes a la Luna, encontró ruinas que evidenciaban la existencia de civilizaciones extraterrestres, y procedió a su destrucción para ocultar al gran público tan sensacional hallazgo. Aquí tenéis las tan discutidas imágenes, una prueba irrefutable de la existencia de las ruinas lunares para unos, y un fraude ridículo para otros. Busquen esos videos que están disponibles en Internet y juzguen ustedes mismos.

En las imágenes se puede ver una gran hangar o almacén en ruinas, con sus ventanas, puerta y muros. Una construcción que no puede crear la naturaleza bajo ningún concepto, eso fue construido por alguna ser inteligente y abandonado hace muchos años.

El astrónomo John J. O´Neill hizo unas suculentas declaraciones el 29 de julio de 1953 en el Tribune Herald de Nueva York, cuando afirmó sin tapujos que sobre la superficie del cráter Crisium había observado un enorme puente de más de 19 kilómetros de largo.


Puente en la luna
Puente en la luna

Pero no solo luces, testimonios y fotos forman el conjunto de misterios de la luna, también están las transmisiones de radio entre los astronautas y las bases en tierra. Parte de la transmisión que algunos radioaficionados recogieron con sus propios equipos VHF, el día de la llegada del Apolo 11 a la Luna y que el publico en general no escucho ni vio pues fueron cortadas, según Otto Binder, ex-empleado de la NASA, se hablan de maravillas y luces sin explicación, Neil Armstrong habla de estaciones lunares y naves muy superiores a las nuestras en entrevistas posteriores.

Días después, las declaraciones del astronauta Gordon Cooper echaron más madera al fuego: “Creo que vehículos extraterrestres y sus tripulaciones nos están visitando desde otros planetas, y que están técnicamente más avanzados que nosotros. Considero que necesitamos un programa de alto nivel para recoger y analizar la información referente a cualquier tipo de encuentro y para determinar la mejor manera de relacionarnos amistosamente con estos visitantes”. Si realmente Gordon Cooper no creyera que en la luna había algo extraordinario nunca hubiera hecho estas afirmaciones, pero las hizo delante de los medios, así pues, debemos preguntarnos qué está pasando.

Pero hay más. Richard Hoagland, asesor de la NASA y Ken Johnston, director de la Sección de Conservación de fotos del laboratorio de la NASA, participaron en la misión de 1969 y aseguraron que los astronautas fotografiaron vestigios de construcciones y aparatos tecnológicos en la Luna. Otras afirmaciones sorprendentes, ahora nos preguntamos ¿dónde están esas imágenes? Ken Johnston declaró abiertamente en rueda de prensa que muchas de las fotos de la misión Apolo habían sido alteradas antes de su publicación, y que muchas otras se habían ordenado para la destrucción porque nadie podía saber de su existencia, pero Johnston hizo caso omiso y las guardó durante muchos años para sacarlas a la luz en 2008, cuando el ex astronauta Neil Armstrong concedió una entrevista a un sitio de noticias. En el momento, el exastronauta dijo que en el lado lejano de la Luna existían construcciones gigantescas. Una especie de base extraterrestre en donde se estaría haciendo una operación minera en la superficie lunar. Además, la tripulación del Apollo 11 obtuvo más de 100 fotos, algunas de naves madre y otras de enormes asentamientos en la superficie lunar.


construcciones lunares
construcciones lunares

el hangar en la luna foto
el hangar en la luna foto

el hangar en la luna
el hangar en la luna

Richard Hoagland asesor durante la misión Apollo 11, informó que: “Los astronautas también trajeron de regreso algunos productos artificiales, cuyas tecnologías ya han sido utilizadas por Estados Unidos, Rusia, China, India y Japón. Estos países están llevando a cabo una nueva rueda de contienda por la Luna. Que yo sepa, los norteamericanos trajeron de regreso a la Tierra un secreto sorprendente descubierto durante la permanencia de los astronautas en la Luna y mantuvieron en confidencialidad este secreto durante muchos años.

En una entrevista a Alan Davis, un ingeniero de Telecomunicaciones de la NASA destinado en el observatorio de la isla La Antigua, encargado de redirigir la señal del Apollo 11 a Houston.

Este ingeniero cuenta que en el primer viaje tripulado no ocurrió solamente lo que vimos por televisión. “Los astronautas relataron que ante sus ojos habían aparecido ruinas de una construcción hecha por seres inteligentes”. En la entrevista, ante dos periodistas españoles, el propio Alan Davis incluso las describe, ya que él mismo afirmó haber visto las imágenes. Según sus palabras “allí no había un solo muro, sino varios, y por su morfología era completamente imposible que se tratara de un capricho de la orografía. Los bloques de piedras estaban muy erosionados, pero estaba claro que aquello era artificial. En alguna de las paredes, a algo más de un metro de altura, había agujeros que recordaban a lo que hoy son nuestras modernas ventanas; también había otro tipo de huecos que estaban cerca del suelo, como si fueran puertas. La NASA investigó a fondo aquellas ruinas pero no fueron capaces de precisar su antigüedad. Sin embargo la conclusión a la que llegaron fue clara, una civilización desconocida tuvo hace miles de años una base sobre la Luna, incluso es posible que estuvieran allí antes del nacimiento de la raza humana”.

Tampoco tenía desperdicio la nota publicada el 10 de junio de 1970, en el Daily Telegraph: “El misterio de las torres lunares. Ayer se dio la noticia de que las fotografías de la superficie de la Luna revelan la presencia de objetos que parecen haber sido colocados donde se encuentran por manos de seres inteligentes. Según se dice, las fotografías tomadas hace cuatro años por las naves espaciales Lunar-9, de Rusia, y Orbiter-2, de los Estados Unidos, revelaron unas misteriosas torres lunares. Estas manifestaciones aparecieron en la revista Argosy, que decían que las naves espaciales rusas y americana habían fotografiado un grupo de objetos sólidos ubicados en dos lugares muy distantes entre sí. Estos dos grupos de objetos están dispuestos según un esquema geométrico concreto y parecen haber sido colocados de esta manera por seres inteligentes. Las fotografías tomadas por el Orbiter-2 mostraban lo que parecían las sombras de ocho torres puntiagudas, de forma parecida a un obelisco“.


carretera en la luna
carretera en la luna

El experto Joseph Goodavage aseguraba en 1974 que: “En los últimos años más de doscientas estructuras blanquecinas, circulares y con forma de cúpula han sido observadas sobre la Luna y catalogadas, pero, por alguna extraña razón, a menudo desaparecen de su lugar para reaparecer en otro“. Oficialmente éstos fenómenos han pretendido ser explicados por causas naturales, como por ejemplo las burbujas de gas, otros se clasifican como LTPs y hay muere toda investigación.

El sargento Karl Wolfe relata su experiencia ante las cámaras de televisión. “Algunas de las estructuras eran del tamaño de unos 800 metros. Es decir, eran estructuras gigantescas. Y eran estructuras diferentes, en distintas fotografías. Algunas de las formas, como ya he dicho de algunos de los edificios eran muy altos, estructuras delgadas. No sé cuánto de alto, pero debían ser muy altas. Eran fotografías en ángulo, con sombras. Había edificaciones esféricas y con forma de domo que eran muy grandes. Se veían claramente, eran objetos grandes. Es interesante porque traté de compararlas mentalmente con estructuras de la Tierra, y no eran comparables a nada que yo haya visto aquí en cuanto a tamaño y estructura“.


carretera lunar
carretera lunar

Para mayor misterio la National Agency Security (NSA) estaba al mando del proyecto. Wolfe sigue diciendo. “Me hubiera encantado seguir mirando, y haber hecho copias pero sabía que era un riesgo enorme, y que el joven que me había enseñado los foto-mosaicos estaba excediendo su autoridad al mostrármelos.

Más aún, unos altos funcionarios de la NASA que fueron despedidos ofrecieron el 30 de octubre de 2006 una conferencia de prensa, en la cual revelaron un secreto mantenido por el gobierno norteamericano durante cerca de 40 años: Existen vestigios de construcciones humanas en la Luna. Y no son los unicos que hacen esas afirmaciones. Gary McKinnon hackeó y entró en los sistemas de la NASA y el pentágono descubriendo información confidencial, lo hizo debido a que desde niño le apasionaba todo lo relacionado al universo, esto se acentuó cuando descubrió que oficiales de organismos militares de EEUU daban sus testimonios sobre fenómenos extraños en la luna. Gary encontró fotos de construcciones no humanas y después esas fotos modificadas y documentos revelando una lista de Oficiales No-Terrestres y operaciones fuera de la tierra, apuntando a la posibilidad de que se den actividades militares en la luna.


huellas en la luna
huellas en la luna

Ahora nos preguntamos donde están esas fotos y esos documentos, pues para más inri, ya no están. Como oyen, la NASA afirma que desaparecieron las maletas 698, 699 y 700 en que se conservaban los registros del alunizaje del Apolo XI de 1969. y por tanto, nunca más volveremos a ver ese material, sea el que sea. Particularmente yo me pregunto cómo es posible que la NASA pierda un material tan importante para la humanidad como es el primer alunizaje del hombre en la luna.

Nuestros astronautas observaron ruinas de ciudades lunares, pirámides transparentes, bóvedas y dios sabe qué más”, cuenta el ex asesor científico del Apolo 11, Richard Hoagland.

Por su parte, el periodista español Pepe Ortiz confesó que el ex jefe de telecomunicaciones del Apolo 11, el ingeniero norteamericano Alan Davis, también había hecho referencia a los supuestos materiales selenitas referidos por Hoagland. “Tienen restos de esas ruinas y la han analizado. Las tiene la NASA”, asegura Ortiz en el programa televisivo Cuarto Milenio. “Alan Davis me lo dijo”, agrega.

Con todo esto qué podemos concluir, pues no lo sé. Con tanto testimonio se pone de manifiesto que hay un patrón detrás, pero no alcanzo a ver cual puede ser. No creo que haya extraterrestres viviendo en la luna o que hayan vivido con anterioridad, eso me parece un disparate. Sin embargo, si no lo es, por qué hay tantas personas que hablan de ello, seguro que detrás de todo hay algo, aunque solo sea un afán de notoriedad. De lo que sí estoy seguro es de que por muchos testimonios que tengamos o por muchas fotografías que se muestren con posibles evidencias, no es razón suficiente para creer en algo que por definición es extraordinario. Lo extraordinario necesita pruebas extraordinariamente fiables que lo corroboren.

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *